¿Qué plancha de estampado comprar?

Cuando se trata de planchas térmicas para sublimación, existen una amplia variedad de tamaños disponibles en el mercado. Desde las más pequeñas, ideales para sublimar platos, hasta las gigantes que te permiten trabajar con sábanas y edredones. Sin embargo, si estás dando tus primeros pasos en el negocio y te preguntas si vale la pena invertir en una plancha más grande, has llegado al lugar adecuado, ya que compartiré mis recomendaciones contigo.

Mi sugerencia inicial es comenzar con una plancha que tenga unas dimensiones de 40×60 centímetros. En mi taller, cuento con varias planchas de diferentes tamaños, pero en el ámbito de las planchas planas, recomiendo dos opciones: una de 38×38 y otra de 40×60.

La plancha de 40×60 la utilizo para estampar una amplia gama de productos, como remeras, buzos, mousepad, pósteres, y la lista continúa. La diferencia principal radica en la capacidad de esta plancha para acomodar estampados o sublimaciones de mayor tamaño. Por ejemplo, si deseas realizar un diseño que abarque 40×30 centímetros, podrás hacerlo cómodamente en la plancha de 40×60, mientras que en la de 38×38 te encontrarás con limitaciones en cuanto al tamaño. Esta limitación puede ser un obstáculo cuando trabajas con diseños más grandes.

Ahora, podrías preguntarte por qué mantengo la plancha de 38×38 en mi taller. La razón es bastante simple: es ideal para estampar buzos canguros, uno de los productos más populares en mi catálogo. Debido a su área de estampado cuadrada, esta plancha se ajusta perfectamente a estos buzos, lo que facilita la colocación del diseño y el proceso de estampado. En contraste, si utilizara la plancha más grande, tendría que colocar los buzos a lo largo, lo que podría resultar en la compresión de las costuras y los pliegues de la prenda. Aunque esto no es un problema insuperable, contar con un área de estampado que evita el contacto con las costuras y pliegues proporciona un acabado más limpio y profesional en mi trabajo.

Un consejo crucial al adquirir una plancha de estas dimensiones es asegurarse de que cuente con una bandeja rebatible. Esto es fundamental para evitar quemaduras y facilitar la alineación de los diseños en las prendas. De lo contrario, correrás el riesgo de quemarte las manos repetidamente y perderás un tiempo valioso en el proceso de sublimación.

En resumen, la elección del tamaño de tu plancha térmica de sublimación dependerá en gran medida de tu tipo de negocio y los productos que planeas personalizar. La versatilidad de una plancha de 40×60 centímetros es una excelente opción para comenzar, pero asegúrate de considerar tus necesidades específicas antes de tomar una decisión final. Con la herramienta adecuada, podrás llevar tus proyectos de sublimación al siguiente nivel y lograr resultados profesionales.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Carrito de compra
Scroll al inicio